¿Qué es el arrepentimiento?

Sería difícil pensar en una palabra que sea más central para nuestra identidad como cristianos que la palabra «arrepentimiento». En el evangelio según Mateo fue el tema del primer sermón que predicó Jesús. Jesús viajaba por Galilea y decía:

«Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.» Mateo 4:17 (RVR1960)

Tiene un lugar de honor en el primer sermón predicado en la iglesia cristiana. En el día de Pentecostés, Pedro fue lleno del Espíritu Santo y predicó un sermón que conmovió a su audiencia judía. Le preguntaron cómo debían responder a lo que acababan de escuchar y Pedro respondió:

«Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.» Hechos 2:38 (RVR1960)

¡Estos pasajes muestran claramente que el arrepentimiento está asociado a todo lo que importa en la vida cristiana! ¡Tiene que arrepentirse para entrar en el Reino de los Cielos! Tiene que arrepentirse para ser bienvenido en la iglesia cristiana. Tiene que arrepentirse para ser perdonado. Y tiene que arrepentirse para recibir el don del Espíritu Santo.

Aunque el arrepentimiento está obviamente asociado con el comienzo de la vida cristiana, no parece disminuir en importancia una vez que una persona ha sido admitida en la comunidad cristiana. En Lucas 17 Jesús dijo:

«Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: me arrepiento; —perdónale.» Lucas 17:3-4 (RVR1960)

Entramos en la vida cristiana a través del arrepentimiento y permanecemos en la vida cristiana a través del arrepentimiento. Obviamente entonces es absolutamente crítico que tengamos una comprensión adecuada de este término. El Nuevo Diccionario Griego Estándar Americano lo define de esta manera: «cambiar la mente o el propósito de uno mismo».

El diccionario griego de Strong proporciona una definición similar: «pensar de forma diferente o después, es decir, reconsiderar (moralmente, sentir remordimiento): –arrepentirse».

También hay dos historias muy útiles en la Biblia que proporcionan una ilustración del arrepentimiento inspirada por Dios.

El Salmo 51 es a menudo llamado «La guía del pecador». Fue escrito por David mientras se arrepentía de su pecado en el asunto de Betsabé y Urías. Proporciona un modelo de verdadero arrepentimiento.

El texto de 2 Corintios 7:2-16 también es útil. Representa la conclusión de una saga muy larga y difícil que se remonta al incidente descrito en 1 Corintios 5. Había un hombre en Corinto que vivía en una gran inmoralidad sexual. Estaba siendo tratado como un miembro de la iglesia a pesar de que estaba teniendo una aventura adúltera con su madrastra. Los Corintios estaban orgullosos de su actitud abierta en asuntos de sexualidad y Pablo les escribió en términos muy fuertes exigiendo que practicaran la disciplina de la iglesia. Siguió con una visita personal que aparentemente no fue bien. Hubo un enfrentamiento entre Pablo y los partidarios de este individuo en particular. Pablo decidió retirarse temporalmente para no precipitar una división de la iglesia. Desde la distancia escribió lo que los eruditos comúnmente llaman «La carta severa». En ella les da un ultimátum: ejerzan la disciplina o dejen de llamarse iglesia cristiana. A Tito se le encargó que entregara la carta y que informara de su respuesta a Pablo. Él reportó muy felizmente que la iglesia respondió bien. Enfrentaron el problema y excomulgaron al hermano infractor. La disciplina parece haber sido efectiva; el hermano se arrepintió y deseó ser restaurado. En 2 Corintios 2 Pablo instó a la iglesia a volverse hacia este hermano en amor y misericordia. En el capítulo 7 Pablo reflexiona sobre el proceso en su conjunto y resume lo que él percibe como la evidencia definitiva de su arrepentimiento salvador. El pasaje es una mina de oro absoluta con respecto a nuestra comprensión de este término tan importante.

Poniendo todo esto junto podemos definir el verdadero arrepentimiento de la siguiente manera:

 

Un cambio de corazón

 

En 2 Corintios 7:10 Pablo habla de un tipo de arrepentimiento que no califica como verdadero o salvador. Él dice:

«Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.» 2 Corintios 7:10 (RVR1960)

La pena mundana, o «remordimiento superficial» como dice un comentarista, es una tristeza basada únicamente en preocupaciones carnales. Es estar triste porque lo atraparon. Es estar triste porque experimentará consecuencias. Es estar molesto porque las personas ahora lo saben. Se trata de vergüenza, orgullo herido y la pérdida de una indulgencia apreciada.

Eso no es un arrepentimiento real.

El verdadero arrepentimiento es un cambio de corazón.

El verdadero arrepentimiento ocurre cuando Dios abre sus ojos para ver la realidad de su pecado. Es ese instante en el que se da cuenta de que ha deshonrado al Señor, ha herido a gente preciosa, ha puesto en peligro la fe frágil y ha puesto en peligro su alma eterna.

Es ese momento en el que se da cuenta de que está a un pelo de la enorme boca del infierno.

Es el cambio en la raíz de quien usted es.

Puede ver eso en el asunto de David y Betsabé. El profeta Natán enfrentó al rey y le contó una historia sobre un hombre rico y arrogante que robó un cordero de su vecino pobre, lo mató y lo sirvió a sus invitados. Natán metió el dedo en el pecho de David y dijo:

«¡Tú eres ese hombre!»

Y en ese momento — en ese mismo instante —David tuvo un cambio de corazón.

El vio.

El entendió.

Y tembló.

Se podía oír en su voz. No hay excusas. Sin defensa. Sólo arrepentimiento.

Dijo David a Natán: «Pequé contra Jehová». 2 Samuel 12:13 (RVR1960)

No vemos ese momento en la historia de la iglesia de Corinto — o en la historia del joven cuyo pecado inició toda la confrontación. En algún momento, después de ser excomulgado, como el hijo pródigo, recobró el sentido, se dio la vuelta y fue a casa. La iglesia también tuvo un cambio de corazón. Pasaron de rechazar la necesidad de la disciplina de la iglesia a ser un poco firmes en su aplicación. Después de echarlo, tardaron en dejarlo volver a entrar después de que se arrepintió. Pablo tuvo que animarlos a ser tan diligentes en la misericordia como lo habían sido en la disciplina. El cambio en ellos fue bastante notable.

Sin tal cambio — en la raíz de quienes somos como personas y de quienes somos hacia el pecado en cuestión — no hay un verdadero arrepentimiento.

 

Una divulgación completa

 

El verdadero arrepentimiento también implica una revelación completa del pecado. El verdadero arrepentimiento no minimiza, esconde o defiende. En el Salmo 51 David usa casi todas las palabras del idioma hebreo para confesar su pecado.

En el versículo uno utiliza la palabra «pesha» que suele traducirse como «transgresión» y significa rebelarse contra la autoridad — humana o divina. David admite que es un rebelde. David entiende muy bien que traspasó una serie de líneas — líneas que Dios había dibujado — con el fin de hacer las cosas malvadas que hizo.

En el versículo 2, utiliza la palabra hebrea «aon» que se traduce como «iniquidad» y también la palabra «khatta'ah» que literalmente significa «maldad». David usa palabras adultas —palabras de la Biblia — para describir su propio pecado. No dice: «Tomé una mala decisión» o «cometí un error».

No.

Llevar pantalones blancos a un partido de béisbol es una mala decisión.

Poner dos tazas de azúcar en la mezcla para panecillos en lugar de una es un error.

Violar a tu vecina, matar a su marido y mentir sobre ello, es malvado.

David lo sabe y David lo admite.

Usted no se está arrepintiendo a menos que lo haga.

Si está ocultando las partes de su pecado que aún no han sido descubiertas o minimizando los pecados que han sido descubiertos, no se está arrepintiendo de una manera auténtica y salvadora. Si está defendiendo sus acciones o culpando a otras personas, entonces no se está arrepintiendo de una manera auténtica y salvadora.

Siempre hay factores que contribuyen — tal vez no fue una buena idea que Betsabé se bañara desnuda en el techo de su casa — pero David nunca menciona eso. Se hace cargo de su propio pecado. Confiesa los actos malvados que concibió y ejecutó por su propia voluntad retorcida y caída.

Eso es arrepentimiento.

El verdadero arrepentimiento dice: « Esto fue lo que hice. Fue malvado. Fue un pecado. Hizo daño a otras personas. Deshonró al Señor. Lo sabía. Yo lo hice. Estuvo mal. ¡Señor, ten piedad!»

Si usted no está hablando de esta manera, entonces no se está arrepintiendo realmente.

 

Una respuesta activa


En 2 Corintios 7:11 el Apóstol Pablo dice:

«Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros!» 2 Corintios 7:11 (RVR1960)

Esta «solicitud» era una indicación para el Apóstol de que el arrepentimiento de los corintios era auténtico y de naturaleza salvadora.

Entonces, ¿qué significa ser «solícito»?

El diccionario BDAG define la palabra griega utilizada aquí como la descripción de «una rapidez de movimiento o acción». Pablo dice que su rápido movimiento hacia la acción real en esta situación es una prueba de su arrepentimiento salvador. Específicamente parece que Pablo se refiere al hecho de que una vez que leyeron el ultimátum de Pablo y entendieron lo que realmente estaba en juego, inmediatamente tomaron una acción real y tangible: aplicaron la disciplina en la iglesia que se requería.

El verdadero arrepentimiento no se trata sólo de sentirse realmente mal, sino de tomar las medidas adecuadas.

Si eso era lo que Pablo esperaba de la iglesia, entonces podemos asumir que también era lo que esperaba del individuo. Pablo aceptó su arrepentimiento como algo real, así que también debió haber llevado a cabo las medidas adecuadas. La acción apropiada en su caso habría implicado romper la relación con su madrastra y disculparse con su padre por la humillación pública y el profundo daño personal que había causado.

La historia de Zaqueo proporciona una mayor ilustración de este principio. Cuando se arrepintió de sus pecados, estaba anhelante por reparar inmediatamente el daño hecho a todos los que había agraviado anteriormente. Lucas 19:8-10 dice:

«Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.» Lucas 19:8-9 (RVR1960)

El arrepentimiento de Zaqueo recibió la validación de Jesús después de que demostró su anhelo de hacer una restitución apropiada.

Esto es lo que Juan el Bautista quiso decir cuando se lo dijo a los fariseos:

«Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento.» Mateo 3:8 (RVR1960)

El arrepentimiento real demuestra el afán de tomar las medidas apropiadas y de hacer todas las restituciones necesarias.

 

Un cambio en la preocupación

 

Las personas verdaderamente arrepentidas se dejan llevar por emociones nuevas y limitantes. El Apóstol Pablo comentó eso en 2 Corintios 7.

«Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación!» 2 Corintios 7:11 (RVR1960)

En 1 Corintios 5 estaban ansiosos por parecer misericordiosos, razonables y complacientes — pero al final del proceso en 2 Corintios 7 estaban anhelando verse justos, estaban molestos porque el pecado había sido tolerado, anhelaban ser restaurados a Pablo y eran celosos de la pureza de la iglesia.

Incluso su miedo parece haber sido redirigido.

A menudo pecamos o toleramos el pecado porque tememos a los hombres o tememos la censura de la cultura. El verdadero arrepentimiento, por lo tanto, implica la liberación de ese miedo y el abrazo de otro. Jesús dijo:

«Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.» Mateo 10:28 (RVR1960)

El verdadero arrepentimiento implica el recuerdo de que Dios es santo, santo, santo. Él es Soberano y es Juez. El verdadero arrepentimiento implica un nuevo cálculo de esa realidad y resulta en un reordenamiento completo de todas las consideraciones subsidiarias.

Los líderes de la iglesia de Corinto obviamente habían sido intimidados por ciertos individuos influyentes de la iglesia que se acobardaban ante cualquier sugerencia de disciplina en la iglesia. También estaban preocupados por parecer duros y fanáticos a los ojos de la cultura. Pero una vez que fueron conscientes de su situación, su temor de ofender a Dios se hizo mucho más convincente que su temor a los partidos menores.

La historia de David da evidencia de un cambio similar en sus preocupaciones. David estaba obviamente enfocado en los placeres inmediatos cuando cometió su pecado con Betsabé, pero en su tiempo de arrepentimiento su enfoque ha sido obviamente redirigido:

«No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente. Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán a ti. Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación; cantará mi lengua tu justicia.» Salmo 51:11-14 (RVR1960)

¡David está preocupado por su alma! ¡Le preocupa su llamado! Le aterroriza perder la bendición y la presencia del Señor.

Y también se preocupa por deshacer el daño que pueda haber hecho a los que están bajo su cuidado y autoridad. Él dice:

«Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación; cantará mi lengua tu justicia.» Salmo 51:14 (RVR1960)

Ayúdame a hacer lo correcto y le diré a todos los que te escuchen que tus caminos son correctos y conducen a la vida.

Todos los verdaderos penitentes se convierten en predicadores.

Si usted no está anhelante por demostrar que el Señor tiene razón y si no se preocupa por ayudar a los demás a evitar los errores que cometió, entonces no se está arrepintiendo de ninguna manera real o auténtica.

 

Abrazar la disciplina

 

Tal vez lo más interesante que dice Pablo en 2 Corintios 7 viene al final del versículo 11:

«Porque he aquí, esto mismo de que hayáis sido contristados según Dios, ¡qué solicitud produjo en vosotros, qué defensa, qué indignación, qué temor, qué ardiente afecto, qué celo, y qué vindicación! En todo os habéis mostrado limpios en el asunto.» 2 Corintios 7:11 (RVR1960)

¡Cual castigo!

Pablo dice que la firme y valiente disciplina llevada a cabo por la iglesia fue la evidencia de su verdadero arrepentimiento.

Se refiere, por supuesto, a la excomunión que ordenó originalmente en 1 Corintios 5:

«En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.» 1 Corintios 5:4-5 (RVR1960)

Él les dio una orden directa: ¡echar al hermano! Al principio estaban paralizados por la oposición de la iglesia, pero una vez que Tito dio el ultimátum en La Carta Severa, hicieron lo que se les dijo. Excomulgaron al infractor. Su voluntad de hacer eso es la última pieza de evidencia remarcada por Pablo como prueba de su correcta posición en el Evangelio.

Hacer cosas duras no te hace un cristiano; pero no hacer cosas duras puede demostrar que no eres cristiano. A veces nuestra fe o falta de fe se hace evidente a través de las cosas que estamos dispuestos o no atravesar.

Una iglesia que se niega a la disciplina muestra que ama al mundo más que a Jesús.

Una persona que se niega a confesar el pecado muestra que ama su reputación más que a Jesús.

Una persona que se niega a aceptar una temporada de castigo o una mayor responsabilidad muestra que ama su libertad y su dignidad más que a Jesús.

Pero una persona que abraza la disciplina como un regalo de Dios y un salvavidas de la iglesia muestra que tiene un espíritu quebrantado y contrito.

Es un penitente y está en el camino de la salvación, la restauración y gozo.

El apóstol Pablo vio todas estas evidencias de arrepentimiento real y se sintió reconfortado. Dijo:

«Me gozo de que en todo tengo confianza en vosotros.»  2 Corintios 7:16 (RVR1960)

Se habían cometido errores, se habían cometido pecados, las relaciones estaban bajo tensión, pero se había manifestado un verdadero arrepentimiento, y por lo tanto todo fue perdonado.

Esa es la manera cristiana.

Jesús dijo:

«Mirad por vosotros mismos. Si tu hermano pecare contra ti, repréndele; y si se arrepintiere, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces al día volviere a ti, diciendo: me arrepiento; —perdónale.» Lucas 17:3-4 (RVR1960)

Los verdaderos cristianos pecan, pero por la gracia de Dios, los verdaderos cristianos se arrepienten y son perdonados, incluso siete veces en un día.

Este artículo fue publicado originalmente por The Gospel Coalition en la siguiente dirección: https://ca.thegospelcoalition.org/columns/ad-fontes/what-is-real-repentance/

Paul Carter

Paul es el feliz esposo de Shauna Lee y el orgulloso padre de 5 hermosos hijos, Madison, Max, Mikayla, Peyton y Noa. Asistió al Instituto Bíblico Moody y es graduado de la Universidad de York (B.A.) y del McMaster Divinity College (MDiv). Ha estado en el ministerio pastoral desde 1994 con las iglesias Fellowship y Bautista Canadiense en Oakville, Mississauga y Orillia, Ontario Canadá. Actualmente es el pastor principal de la Iglesia Bautista Cornerstone en Orillia, una gran iglesia formada por varias personas con una pasión por la predicación bíblica y la misión local. También forma parte de la junta directiva de TGC Canada. Paul ha escrito dos libros y es un frecuente blogger sobre temas de fe y vida cristiana. Es el anfitrión y profesor de la Biblia del podcast Into The Word que se puede encontrar en la página de TGC Canadá o en iTunes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
es_PESpanish
fr_FRFrench es_PESpanish