1 Timoteo 4:10 ¿Contradice el calvinismo?

Entre los versos que se citan a menudo para revocar la expiación limitada está 1 Timoteo 4:10. Este verso, aunque difícil de precisar, no es un argumento contra el calvinismo, precisamente porque su significado no está claro, ni para un lado ni para el otro. Veremos en este artículo cuatro interpretaciones diferentes, con sus debilidades e implicaciones, pero primero, unas breves palabras sobre la exégesis.

La exégesis es el estudio del significado de un texto. Este campo de estudio no es un capricho intelectual para buscar significados ocultos en los versos. Es una necesidad intrínseca de la comunicación y el lenguaje cuestionar los diversos significados posibles de una frase. En la vida cotidiana, a menudo pedimos que se aclare el significado de una frase, y cuántos conflictos son causados por simples malentendidos. Ahora imagina un texto escrito en una cultura y lenguaje diferentes hace 2,000 años. Por lo tanto, es imperativo no confiar ciegamente en nuestra primera comprensión cuando se lee un pasaje de la Biblia. Por supuesto, la Biblia sigue siendo en su mayor parte un texto claro, y las traducciones son muy a menudo buenas, pero cuando llegamos a los detalles, versículo por versículo, el significado de cada palabra cuenta y se requiere precaución. Para más información sobre la exégesis, véase este artículo. Pero volvamos al tema que nos ocupa.

Veamos primero el contexto de este verso. El capítulo 4 comienza con una advertencia contra los falsos maestros (v. 1-3) y luego una exhortación a ser «un buen siervo de Cristo» (v. 6-16). En este capítulo (y en todo el libro) Pablo le explica a Timoteo cómo ser un hombre de Dios contrastando las enseñanzas de los falsos maestros con la ortodoxia del verdadero Dios (v. 6,16). En el versículo 10, Pablo nos recuerda, con énfasis (v 9), que lo que nos motiva a trabajar para Cristo es la gracia de Dios, no una ganancia pasajera (1 Timoteo 6:9). Y volvemos a encontrar la frase que nos interesa, como un paréntesis al final de este verso.

[…] El Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.

Aquí están las posibles interpretaciones de este verso.

En primer lugar, la más intuitiva es la interpretación universalista. Dios salva a todos los hombres (cuantitativamente), así que todos los seres humanos sin excepción pasarán la eternidad en paz con Dios. Los creyentes en particular, ya que experimentan esta salvación en la tierra, pero los incrédulos también se salvarán después de la muerte de una manera u otra. El universalismo es una herejía ya que contradice muchos pasajes de la Biblia que hablan de la condenación eterna de los enemigos de Dios, de la ira y la justicia de Dios, de la salvación por la fe, de la elección, la justificación, la imputación, etc. Como la primera lectura no es consistente con el resto de la revelación bíblica, necesitamos cuestionar el significado de las palabras y revisar nuestra comprensión de este versículo. Tenemos que hacer exégesis.

Otra interpretación, conocida como arminiana, juega con el significado de la primera parte de la frase al ver en ella una potencialidad más que un hecho. Como Cristo no puede ser el Salvador de los que no son salvos, debe ser su Salvador potencial, con la condición que ellos crean. Entonces entendemos: Dios, que es el Salvador potencial de todos los hombres, mayormente de los que creen. El «mayormente» resolvería esta potencialidad: Dios ofrece la salvación a todos los hombres, pero sólo los creyentes se benefician de ella y se salvan. Hay algunos problemas con esta interpretación. Primero, el verso no está en el modo condicional, sino en el modo indicativo. No está escrito que Dios quisiera salvar o que proponga la salvación. Si Dios es el Salvador de alguien, esa persona debe ser salva, y si alguien termina en el infierno, Dios no lo salvó. La palabra «mayormente» también es problemática porque implica una diferencia de intensidad. Eso equivaldría a decir que uno se salvaría más que otro, pero sabemos que no hay nivel de salvación. La salvación es pasar de las tinieblas a la luz, de enemigo a hijo, de culpable a justificado, del juicio a la gloria. Este cambio es a veces gradual desde nuestro punto de vista, pero ante Dios, es un sí o un no. Por lo tanto, no podemos decir que los creyentes son más salvos que los incrédulos, algunos en un 100% y otros en un 0%. Aunque esta interpretación puede parecer simple e intuitiva, no hace justicia al texto y da un poco de vueltas interpretando el texto sin respetar el significado de cada palabra. Ya que esta interpretación no es perfecta, veamos otras soluciones.

La tercera opción revisa el significado de la palabra «Salvador». De hecho, en griego, la palabra «salvador, sóter» significa «el que salva, ayuda, libera» y se refiere a Cristo quien nos salva del juicio. Sin embargo, esta palabra también puede tener una connotación más de «cuidar, proveer». El versículo en cuestión jugaría con ambos significados de la palabra, refiriéndose a la gracia común (Mateo 5:45) en primer lugar, y a la salvación en segundo lugar. Dios da vida, alimento, etc. a todos los hombres, pero mucho más, la salvación a los que creen. Aquí, la palabra «mayormente» muestra claramente la diferencia de intensidad entre la relación de Dios con los salvos y el resto de la humanidad. En mi opinión, esta interpretación no es particularmente fuerte por una razón, su argumento principal. Aunque el verbo «salvar sozô» se usa en realidad para algo más que la salvación (haciendo referencia a sanidad, ver Mateo 9:21, Santiago 5:15) el nombre «salvador, sóter», sigue refiriéndose a la salvación de las almas en el Nuevo Testamento. Hay que ir a la Septuaginta (el Antiguo Testamento en griego) para verlo en un contexto distinto al de la salvación eterna (Jueces 3:9, Nehemías 9:27). Esta interpretación está ciertamente en armonía con el resto de la revelación, pero aun así se basa en un significado bastante raro de una palabra.

La cuarta opción se refiere a la palabra «mayormente» que, como hemos visto, es problemática. Esta palabra, malista en griego, se traduce como «mayormente, especialmente». Separa dos propuestas y da mayor importancia a la segunda propuesta. Sin embargo, algunos traductores (entre ellos George W. Knight III) sugieren que esta palabra puede a veces presentar una aclaración más que una distinción. En este caso, la segunda propuesta identifica y aclara la primera, por lo que la traducción sería «es decir». En algunos manuscritos griegos extra-bíblicos esta traducción es más consistente que la otra, y el significado «es decir» también se aplica a algunos versículos (2 Timoteo 4:13, Tito 1:10). Si se elige esta traducción, malista en griego,se obtiene: […] Dios, que es el Salvador de todos los hombres, es decir, de los que creen. Anteriormente en la epístola, Pablo ya mencionó que Dios salva a los hombres de todas las condiciones, usando el todos en un sentido cualitativo más que cuantitativo (1 Timoteo 2:4 está claro en el contexto). Este tema de una salvación que se extiende más allá de las fronteras étnicas y sociales es un tema recurrente en el Nuevo Testamento en general. No obstante, al igual que en la opción anterior, no es preferible basar la interpretación de un verso en el significado de una palabra más o menos atestiguada.

Finalmente, ¿qué podemos concluir? Que este texto no es un texto probatorio, es decir, que no se inclina a favor de una u otra posición. Este verso no es un argumento en el debate sobre el alcance de la expiación, porque ambas posiciones tienen una interpretación más o menos satisfactoria. Uno de los principios básicos de la interpretación de la Biblia es interpretar los versículos oscuros a partir de textos claros, es bastante intuitivo. El texto 1 Timoteo 4:10 es un texto oscuro ya que 1) Cada una de las posiciones tiene una interpretación más o menos válida y 2) Ninguna interpretación es plenamente satisfactoria, como acabamos de ver. Por lo tanto, debemos recurrir a otros pasajes más claros para encontrar respuestas sobre el alcance de la expiación y recordar la advertencia de Pedro: Esto es lo que [Pablo] hace en casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen,como también las otras Escrituras, para su propia perdición. (2 Pedro 3:16)

Robin St-Laurent

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
es_PESpanish
fr_FRFrench es_PESpanish